Publicado en 3a Unidad

Derecho vigente.

Analiza el mismo artículo del Código Civil del Estado de Jalisco antes y después de la reforma que tuvo en el año 2013. ¿Qué cambios notas?

Versión anterior:

ARTICULO 572.- ES INTERES SUPERIOR EL QUE LOS MENORES DE EDAD SE DESARROLLEN EN UN AMBIENTE FAMILIAR SANO Y, CUANDO EL JUEZ DE LA CAUSA CONSIDERE QUE ES LO MAS CONVENIENTE AL MENOR, DEBE CONSIDERARSE EL SIGUIENTE ORDEN DE PREFERENCIAS:

I. CON SUS PADRES BIOLOGICOS O ADOPTIVOS;

II. CUANDO NO CONVIVAN AMBOS PADRES, CON LA MADRE SI ES QUE EXISTE LA DISPOSICION Y LA POSIBILIDAD AFECTIVA DE SU CUSTODIA Y ADEMAS, NO TIENE UNA CONDUCTA NOCIVA A LA SALUD FISICA O PSIQUICA DEL MENOR;

III. EN CASO CONTRARIO A LO PREVISTO EN LA FRACCION ANTERIOR, CORRESPONDERA LA CUSTODIA AL PADRE, SIEMPRE QUE REUNA LOS MISMOS REQUISITOS DE DISPOSICION Y POSIBILIDAD AFECTIVA DE CUSTODIA, ASI COMO BUENA CONDUCTA;

IV. CUANDO NINGUNO DE LOS PADRES TENGA LA CUSTODIA DEL MENOR; ESTA PODRA SER CONFIADA A LOS ASCENDIENTES, PARIENTES DENTRO DEL CUARTO GRADO O PERSONAS CON LAS QUE ESTEN LIGADOS EN VIRTUD DE AFECTO, NACIDO Y SANCIONADO POR ACTOS RELIGIOSOS O RESPETADOS POR LA COSTUMBRE; SIEMPRE Y CUANDO EL MEDIO SEA IDONEO PARA EL MENOR;

V. ESTABLECIMIENTOS PUBLICOS PREVIAMENTE CONSTITUIDOS PARA ESOS FINES; ORGANISMOS DESCENTRALIZADOS QUE OTORGUEN ESAS PRESTACIONES Y EN LAS INSTITUCIONES DE PARTICULARES ESPECIALMENTE INSTITUIDOS PARA ELLO; Y

VI. EN CONVIVENCIA CON PERSONA A QUIENES SE LES AUTORICE LA CUSTODIA PERSONAL.

EN CUALQUIERA DE LOS SUPUESTOS PREVISTOS EN LAS FRACCIONES QUE ANTECEDEN, LOS PADRES TIENEN EL DEBER Y EL DERECHO DE VISITAR Y CONVIVIR CON SUS HIJOS, PARA QUE NO SE PIERDAN LOS VINCULOS AFECTIVOS QUE NACEN DE TODA RELACION PATERNO FILIAL, Y EN CASO DE MENORES SUJETOS A LA TUTELA O CUSTODIA DE ALGUNA INSTITUCION, ESTAS DEBERAN DE VIGILAR DICHA CONVIVENCIA.

LOS HUERFANOS Y LOS NIÑOS PRIVADOS DE LA ASISTENCIA DE SUS PADRES O TUTORES DEBEN GOZAR DE UNA PROTECCION ESPECIAL POR PARTE DE LA SOCIEDAD Y DEL ESTADO.

EN TODOS LOS CASOS EL CONSEJO DE FAMILIA ESTATAL, MUNICIPAL O INTERMUNICIPAL, DEBERA CERCIORARSE DE QUE LAS PERSONAS QUE VAYAN A EJERCER LA CUSTODIA DEL MENOR SEAN IDONEAS Y CUMPLAN CON TODOS LOS REQUISITOS DE LEY.

Versión actual.

Artículo 572. Cuando los padres no convengan la guarda y custodia de sus hijos, el Juez de la causa considerará qué es lo más conveniente para la niña, niño o adolescente y deberá atender al siguiente orden de preferencias:

I. Con sus padres;

II. Cuando no convivan ambos padres, cualquiera de los dos ejercerá sobre él la guarda y custodia, siempre y cuando tengan la disposición y la posibilidad efectiva de su guarda y custodia, además de no tener una conducta nociva a la salud física o psíquica de la niña, niño o adolescente;

III. Se deroga

IV. Cuando ninguno de los dos padres tenga la guarda y custodia de la niña, niño o adolescente, ésta podrá ser confiada, por el Juez, a los ascendientes, parientes dentro del cuarto grado o personas con las que estén ligados en virtud de amistad profunda o el afecto nacido y sancionado por los actos religiosos o respetados por la costumbre, siempre y cuando cumplan con los requisitos de disposición y disponibilidad afectiva de custodia, así como de buenas costumbres;

V. En convivencia dentro de familias de acogida, a través de la custodia personal autorizada por la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes; siempre y cuando cumplan con los requisitos de disposición y disponibilidad afectiva de custodia, así como de buenas costumbres; y

VI. En centros de asistencia social o albergues a través de custodia institucional; deberá el Juez cerciorarse que el medio es idóneo para la niña, niño o adolescente.

En todos los casos la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, deberá cerciorarse de que las personas que vayan a ejercer la custodia de la niña, niño o adolescente sean idóneas y que cumplan con los requisitos de la legislación general y estatal de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Las niñas, niños y adolescentes privados de la asistencia de sus padres o tutores deben gozar de una protección especial por parte del Estado.